viernes, 6 de febrero de 2009

EL ENFOQUE CRÍTICO-REFLEXIVO EN LA EDUCACIÓN.


EL ENFOQUE CRÍTICO-REFLEXIVO EN LA EDUCACIÓN.

Mario Rodríguez-Mena García.

INTRODUCCIÒN

Este artículo tiene el propósito de mostrar cómo las concepciones, elaboradas por la teoría crítico-reflexiva, sobre tres categorías fundamentales del proceso docente-educativo: la enseñanza, el aprendizaje y el conocimiento,

HACIA UNA DEFINICIÒN DEL ENFOQUE

El enfoque crítico-reflexivo propugna una transformación radical de la educación, del lugar y papel de las categorías antes nombradas: la enseñanza, el aprendizaje y el conocimiento, y por tanto, de los roles a asumir por maestros y alumnos como sujetos responsables, razonadores críticos, reflexivos y creativos.

PRIMERA CATEGORÍA FUNDAMENTAL DEL ENFOQUE CRITICO REFLEXIVO: LA ENSEÑANZA

La primera idea básica que distingue este enfoque del tradicional consiste en la importancia que se le confiere al acto de pensar. Se enfatiza en la necesidad de enseñar acerca de cómo pensar y no en qué pensar. Esto no significa que el pensamiento se independiza del conocimiento. El conocimiento de un “contenido” es generado, organizado y evaluado por el pensamiento, por tanto es imprescindible focalizar los contenidos significativos, lo que se logra mediante el cultivo de temas vivos que estimulen al estudiante a reunir, analizar y evaluar dichos contenidos. Al alumno no se le dan productos terminados del pensamiento de otras personas. Es imposible transmitir directamente a otro lo que se sabe; pero sí se pueden facilitar las condiciones mediante las cuales las personas aprenden por sí mismas a pensar sobre cosas. De tal manera, las actividades en clases consisten en preguntas y problemas que los estudiantes discuten y descubren cómo resolver. El maestro modela consideraciones perspicaces acerca de las preguntas y problemas elaborados por ellos, y facilita discusiones fructíferas.


SEGUNDA CATEGORÍA FUNDAMENTAL DEL ENFOQUE CRITICO REFLEXIVO: EL APRENDIZAJE
Desde el enfoque crítico-reflexivo se entiende por persona educada aquella que puede funcionar con estrategias, principios, conceptos e insights, imbricados en los procesos de pensamiento más que una persona portadora de un gran cúmulo de información: hechos atomizados y datos acumulados por adición unos tras otros. Es un buscador, un explorador, un cuestionador; en lugar de un creyente en verdades hechas, alguien capaz de reflexionar acerca de sus experiencias, de analizarlas, organizarlas y evaluarlas por medio del pensamiento.
La experiencia personal ocupa una posición esencial, es una parte crucial del contenido a procesar por el estudiante quien mucho de lo que conoce es construido por él, en tanto pensador, en la medida que necesita el conocimiento para uno y otro contexto.
No se trata, por supuesto, de un conocimiento prefabricado y presentado de conjunto con el sello de verdades sobre el mundo. Los estudiantes exploran sus propias ideas, las de otros, las del texto, sus ejemplos, argumentos, experiencias... y llegan a conclusiones mediante la práctica del pensar.
Los alumnos asumen, progresivamente, mayor responsabilidad sobre su propio aprendizaje. Se percatan de que sólo pueden aprender si lo hacen por sí mismo, si se implican activa y voluntariamente en el proceso. El maestro proporciona oportunidades para que los alumnos decidan lo que necesitan saber y les ayuda a desarrollar estrategias para encontrarlo o resolverlo.
Se promueve un ambiente de tolerancia que estimula la apertura mental, con muchos estudiantes participando, imbuidos en la discusión de temas vivos, significativos. Por ello se necesita que los estudiantes alcancen habilidades para el diálogo. Necesitan aprender cómo escuchar y atender críticamente. El maestro modela continuamente la escucha crítico-reflexiva de manera activa al solicitar de quien está hablando argumentos, evidencias y planteándoles preguntas perspicaces. A los que escuchan les pide que reflexionen sobre las ideas expuestas, que busquen los puntos débiles, las contradicciones o posibles errores, etc. Aprender a escuchar lo que otros significan mediante lo que dicen, requiere cuestionamiento, ensayo, prueba, y por consiguiente, implicarse en el diálogo a través del pensamiento crítico-reflexivo.

TERCERA CATEGORÍA FUNDAMENTAL DEL ENFOQUE CRITICO REFLEXIVO: EL CONOCIMIENTO.

El enfoque crítico.reflexivo enfatiza el carácter sistémico y holístico del conocimiento en contraposición a la perspectiva atomista del enfoque tradicional donde el conocimiento es aditivo, enseñado secuencialmente por pequeñas dosis de elementos y sub-elementos.
Una información se hace significativa, es decir, se convierte en conocimiento, patrimonio del sujeto que aprende, sólo en la medida que pueda ser relacionada. Las relaciones pueden ser entre las partes del todo, entre el todo y sus partes, entre un todo con otros. Lo importante es la profundidad que alcance dicho conocimiento no su amplitud, por tanto, los alumnos deben ser capaces de probar la significación y la justificación de aquello que aprenden. La vía es probar a profundidad y fundamentar
El enfoque crítico-reflexivo reconoce que el dominio de las habilidades básicas de aprendizaje como pueden ser la lectura y la escritura sólo se alcanza en estrecha relación con las habilidades de pensamiento, pues ellas constituyen habilidades inferenciales que requieren pensamiento reflexivo.
Desde la concepción crítico-reflexiva se sostiene la idea de que el proceso educacional comienza en el punto donde está el alumno, por tanto, éste necesita distinguir por sí mismo lo que sabe de lo que no sabe. Se destaca la importancia de la comprensión de la mente y su funcionamiento para dirigir el proceso de aprendizaje, pues para aprender sobre una materia en profundidad debemos ganar comprensión acerca de cómo procesamos dicha materia en nuestra condición de pensadores y aprendiLa perspectiva crítico. reflexiva como una de las respuestas actuales que enfrenta las debilidades del enfoque tradicional de abordaje del fenómeno educativo, a pesar de sus ventajas evidentes y sus posibilidades de aplicación en la práctica, no puede considerarse una teoría perfecta, acabada, capaz de resolver de una vez todos los problemas que aquejan hoy a la educación. Habrá que verla, más bien, como una alternativa posible, necesitada de nuevos ajustes en correspondencia con los resultados concretos de su aplicación.ces.


PREGUNTAS PARA LA REFLEXIÓN
• ¿Qué aspectos de la lectura son coincidentes con tus presupuestos pedagógicos?
• ¿Qué ausencias pedagógicas presenta la lectura propuesta?
• ¿Qué comentarios valorativos te merece el texto expuesto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada